MODELO-FOTO3.jpg

UN COMPORTAMIENTO DISRUPTIVO

En 2020, se observó un nuevo comportamiento disruptivo cuando algunos juveniles comenzaron a interactuar principalmente con veleros, sin embargo también hubo algunos casos con embarcaciones de pesca, RHIB y catamaranes. Se informó que las ballenas tocaron, empujaron e incluso pivotaron los botes, lo que en algunos casos resultó en daños en la popa, principalmente en los timones. En total, se registraron 45 interacciones entre julio y noviembre de 2020 entre las aguas del Estrecho de Gibraltar y el noroeste de España (Galicia), incluida la costa a lo largo de Portugal continental. Aunque no se habían reportado interacciones en diciembre de 2020, se registraron dos nuevos casos a partir de enero de 2021 en la costa atlántica de Marruecos y el Estrecho de Gibraltar, destacando la persistencia de este comportamiento novedoso a lo largo del tiempo. Esto confirma la urgente necesidad de acciones específicas basadas en la coordinación internacional entre administraciones, navegantes y científicos para evitar futuros daños a personas, ballenas y embarcaciones.

Presentación en

ECS-Webinar_v2.png