Resumen de las interacciones orcas/barcos 2020-2021

 

Resumen de las interacciones en 2020

Las interacciones comenzaron en el mes de julio de 2020 en el Estrecho de Gibraltar, registrándose 10 interacciones en la zona, seguidas de 8 en la costa portuguesa y 2 en Galicia en el mes de agosto (20 en total en ese período). Hay que destacar que la intensidad de todas ellas no fue semejante, siendo en algunos casos meros contactos con los barcos que no causaron daños. En aquel momento ya se evidenciaba que había varios ejemplares en diversos grupos actuantes, al menos en dos grupos, por grandes distancias entre interacciones en cortos periodos de tiempo. A partir de ahí, las interacciones se centraron en Galicia entre el 30 de agosto y 30 de septiembre volviendo a la costa portuguesa entre 4 de octubre y 14 de noviembre donde cesaron, con un total de 31 interacciones en este tiempo.

El balance en el 2020 fue de 51 interacciones, 47% en el Galicia; 33% en Portugal y 20% en el Estrecho. La profundidad media a la que ocurren las interacciones de 180 metros (rango 2-1324 metros). Sin embargo, se observa una diferencia entre las profundidades entre sus desplazamientos hacia el norte (media de 98 metros y un rango 2-1000 metros) y sus desplazamientos hacia el sur (media de 490 metros y un rango 47-1324 metros).

De todas las orcas que llegaron a Galicia en el verano de 2020 solamente una manada fue observada desplazándose hacia el oeste en el Golfo de Bizkaia. Otra fue observada desplazándose de nuevo hacia el sur, teniendo constancia con las interacciones entre octubre y noviembre en aguas de Portugal. El resto o bien migró hacia aguas oceánicas al norte de Cabo Ortegal o hacia el oeste frente a Cedeira, en un efecto de dispersión a modo de abanico.

Resumen de interacciones en 2021

En 2021 la primera interacción fue en aguas de Marruecos en enero, posteriormente en febrero al sur de Portugal, y en Galicia en el mismo mes. Entre febrero y marzo se registran varios avistamientos entre Galicia y Asturias, sin registro de interacciones.

En el mes de junio, las interacciones en el área de​​ el Estrecho se intensificó. A finales de junio se detectaron interacciones en Portugal y el 3 de julio se detectaron en Galicia. Posteriormente se registra la primera interacción en la costa francesa. En ese momento, al menos se detectaron interacciones provocadas por especímenes de tres grupos diferentes en tres lugares diferentes.

En el mes de junio se observaron nuevas interacciones en la costa sur de Portugal, simultáneamente con otros casos en el Estrecho, pero estas interacciones no ascendieron por la costa hasta Galicia, sino que volvieron a concentrarse intensamente en el Estrecho. En el mes de agosto solo se registraron interacciones en el Estrecho. En septiembre las orcas comienzan a moverse hacia Portugal detectando dos grupos separados ya que a la vez se registran interacciones tanto en Sines como en Lisboa, a final de mes se registran dos interacciones en Galicia. En este mes de octubre se evidencian ambas interacciones en Galicia y Portugal, sin concentrarse en una zona concreta.

El balance en 2021 es de 185 interacciones, el 56% en el Estrecho; 27% en Portugal; el 9% en Galicia; 7% en Marruecos y 1% en Francia. La profundidad promedio a la que ocurren las interacciones es de 160 metros (rango 8-883 metros).

 

Recopilación acumulativa de registros

De la recopilación de información sobre los registros de orcas, se ha determinado que ha habido 239 casos de interacción desde que comenzaron en el periodo 2020-2021. En el caso de los avistamientos de la especie, los datos recopilados arrojan un total de 109 registros reportados entre 2020 y 2021.

Sin embargo, tanto el registro de estos casos como la recopilación de información asociada a cada una de las interacciones desde el inicio de los episodios no fueron procesos sencillos por varias razones:

- Porque se trataba de una situación completamente nueva y, por tanto, no existía ningún procedimiento administrativo ni entidad encargada de recibir, gestionar y transmitir información sobre las interacciones. En algunos casos teníamos conocimiento de las interacciones a través de Salvamento Marítimo o de las Capitanías Marítimas, pero en otras ocasiones la fuente de información eran los medios de comunicación, las redes sociales o incluso los propios tripulantes de los barcos implicados.

- El 83% de las embarcaciones interactuadas eran de origen extranjero (16% de Portugal y 67% de otras nacionalidades), mientras que el 17% eran de España, el idioma dificulta las comunicaciones oficiales y por radio y los contactos posteriores.

- Aunque con ligeras diferencias entre 2020 y 2021, los barcos que interactuaron fueron principalmente franceses (20%) e ingleses (15%), estando el resto (17%) formado por una amplia variedad de países (Bélgica, Holanda, Escocia, Alemania, Brasil, Irlanda, Ucrania, Polonia, Australia y Estados Unidos). Por ello, las tripulaciones no sabían a qué entidad dirigirse para denunciar lo ocurrido y, aunque en 2021 se ha mejorado el canal de recogida de información, es imposible llegar a todos los tripulantes.

- En aquellos casos en los que las interacciones no provocaron daños significativos a los buques, los patrones decidieron continuar su ruta de navegación, y no se detuvieron en puerto. A este hecho hay que añadir que, en alta mar, es muy difícil establecer comunicación con los buques, por lo que no se dispone de información detallada sobre algunos casos.

- Algunos navegantes son reacios a dar información sobre estos episodios por miedo a interferir con las aseguradoras (dado que en algunos casos saben que han utilizado métodos, en un intento de disuasión, que son ilegales -como bengalas, bicheros, gasolina , marcha atrás,...) o porque desconfían de que el proceso de recolección de información por parte del GTOA, al estar formado en su mayoría por entidades para el estudio y conservación de los cetáceos, considera que va en contra de sus intereses.

 

Todas estas cuestiones condicionaron y limitaron el trabajo de recolección de información realizado por el GTOA. A pesar de todas estas razones, del estudio de los 239 casos se han obtenido los siguientes resultados:

- Se ha recogido información de 164 buques (69% del total) a través de:

o Examen completo y detallado de 19 buques.

o Se ha recibido información de otras 145 embarcaciones, incluyendo en la mayoría de los casos el contacto telefónico con los patrones, y la recepción de información, fotografías y vídeos, por correo electrónico o WhatsApp.

o Se recibieron un total de 471 fotografías de los animales y 274 videos, que en conjunto suman un total de 5 horas.

- En el 31,8% del resto de casos, la información disponible es parcial, y ha sido recogida de forma indirecta (prensa, redes sociales, etc.), no pudiendo establecer contacto con las tripulaciones por diversos motivos. Por ello, en algunos de estos casos no hay suficiente información sobre si hubo o no daños en las embarcaciones (10,5% del total) aunque se presume que, si los hubiera, serían menores y les permitirían continuar navegando, dado que los remolques están registrados a través de los servicios de Salvamento Marítimo. La tabla 2 recoge la información de datos aportados, o no, entre los años 2020 y 2021.

El contenido de esta información es un extracto del documento: Alfredo López Fernández y Ruth Esteban Pavo (Coord). 2021. Informe sobre la Elaboración de un estudio científico sobre la interacción de la población de Orcas (Orcinus orca) en el Estrecho de Gibraltar con las embarcaciones para el diseño y propuesta de medidas de prevención, actuación y gestión. Grupo de Trabajo de la Orca Atlantica-GTOA/CEMMA-Coordinadora para o Estudio dos Mamíferos MAriños. Proyecto LIFE INTEMARES. Fundación Biodiversidad.